5 de marzo de 2009

Los dedos de morcilla

En 20minutos se exige rapidez, tener las noticias a punto lo antes posible, con el objetivo de que no se note cuándo se copian las noticias a la competencia. Eso provoca simpáticos errores en la redacción, como éste de aquí:



Cuya captura pongo aquí, antes de que el becario que redactó la noticia se dé cuenta del error. Es un error sin importancia, una n por una s, pero tiene su gracia en que puede cambiar totalmente el significado de la frase. De ello se da cuenta un avispado comentarista:

"Lo sabía! En realidad nunca ha existido fuera del plano astral...xD"

Algo parecido pensé yo cuando leí la frase: esta mujer tenía que ser por fuerza un holograma, no podía existir en la realidad una cantante tan friki. Dónde vas, becario, que eres un gambitero, y no aprietas la n...


¿Tienes alguna captura cachonda de 20minutos? Si es así, envíala a la dirección correo20minucias@hotmail.com. Si quieres sí, y si no, pues no.

Coches oficiales

Cuando trabajaba en el 20minutos, los jefes me mandaban que me fijara bien en los detalles que debían salir a la luz, y cuáles debía ocultar, para que las noticias quedaran redactadas de una forma afín a la línea ideológica del diario. Si nos fijamos en la información corporativa del periódico, la opinión de la redacción consiste en:

" la democracia, los derechos humanos, la tolerancia, el respeto a todos y la convivencia"

Pero la realidad es que su línea política siempre ha estado bastante escorada a la izquierda, cosa que podrían corroborar incluso los votantes de la ídem. No en vano, el hijo del director estaba hasta hace poco dirigiendo el periódico Público, un gran éxito de masas que viene a ser la versión de pago de 20minutos, misma calidad incluída.

Y es que, mientras se menciona la tolerancia y el respeto a todos como línea fundamental del periódico, los becarios se encargan/encargábamos de mover de sitio las noticias (en función de cómo deben ser destacadas), copiar noticias de otros periódicos o incluso burdos rumores surgidos en Los Genoveses o Rebelion.org, borrar posts a los comentaristas que critiquen la línea del periódico (cuando estaba allí, me volvía loco de apretar el botón de borrar), o, especialmente, saber cuándo hay que ocultar datos dentro de una noticia.

Un ejemplo de esto último lo encontramos en la siguiente noticia:

El coche oficial de Feijóo será francés

Aquí, por ejemplo, se obvian cosas como que muchos de los componentes de este coche se fabrican en Vigo, y se destaca el detalle de la nacionalidad del coche sobre lo más importante del asunto del cambio de vehículo: que se realiza para ahorrar en gasto público, como modo de contrarrestar el despilfarro del Audi de Touriño. Viene a ser como cuando te cortas la mano con un hacha (algo que a todos nos ocurre de cuando en cuando, de todos es sabido), y mientras te desangras, te alegras de ver que el accidente también te dejó un buen corte de pelo; es minusvalorar lo importante y sobrevalorar lo frívolo, y 20minutos sabe cómo hacerlo.

4 de marzo de 2009

Innecesario mensaje de introducción

Sed bienvenidos a este blog, lectores del 20minutos y otros extraños especímenes varios. Soy Arsénico Escolar, antiguo becario del diario gratuito 20minutos, afectado por los despidos masivos planificados por la dirección del periódico. El pseudónimo utilizado, al contrario de lo que muchos puedan pensar, no es un ataque ad hominem al director del famoso diario (que ya bastante tiene con pagarnos las indemnizaciones de su bolsillo... jejeje), sino un intento de que el apodo sea relacionado con el mundo 20minutero, y de que tenga cierto toque corrosivo.

Y es que ese toque corrosivo es el que va a caracterizar esta bitácora. El motivo, como ya os habréis imaginado, es hacer una crítica, con mucho humor de por medio (llamémosle humor a aquello que, básicamente, me hace gracia a mí, lo que va desde los chistes de Monty Python hasta un mono vestido de botones), al periódico 20minutos y, en general, a ese tipo de periodismo emergente que manipula información y titulares de forma amarillista con el objetivo de atraer la atención.

De momento, he decorado el blog con un logo hecho con Paint (si ya sabéis de dónde vengo, no hace falta que os recuerde que no sé hacer la o con un canuto), en que el 20 es ilustrado con un billete de 20 euros; uno de esos billetes que no vamos a ver en nuestra indemnización, ya que ésta se cuenta con calderilla. También he puesto los comentarios abiertos a todo el mundo, para que así los comentaristas del 20minutos puedan venir aquí a rebuznar, digooo, a comentar las paridas que colgaré en este antro.

¡Queda oficialmente inaugurado este mongoblog!


Aquí es donde fui a comprar el champán para la inauguración. ¿Qué pasa? No me dieron mucha indemnización que digamos, y aparte la crisis aprieta.